Alcoholismo

El alcoholismo (dependencia del alcohol) y el abuso del alcohol son dos formas diferentes del problema con la bebida.

El alcoholismo ocurre cuando usted muestra signos de adicción física al alcohol y continúa bebiendo, a pesar de los problemas con la salud física, la salud mental y las responsabilidades sociales, familiares o laborales. El alcohol puede controlar la vida y relaciones de la persona.

El abuso del alcohol es cuando el hecho de beber lo lleva a problemas, pero no a la adicción física.

 

Causas del alcoholismo

No existe una causa conocida del abuso del alcohol y del alcoholismo. Las investigaciones sugieren que ciertos genes pueden incrementar el riesgo de alcoholismo, pero no se sabe cuáles ni cómo funcionan.

La cantidad de alcohol que uno bebe puede influir en la probabilidad de volverse dependiente. Aquellas personas en riesgo de padecer alcoholismo abarcan:

  • Hombres que tomen 15 o más tragos a la semana.
  • Mujeres que tomen 12 o más tragos a la semana.
  • Cualquier persona que tome cinco o más tragos por ocasión al menos una vez por semana.

Un trago se define como una botella de cerveza de (340 ml), un vaso de vino (140 ml) o 40 ml de un trago de licor.

Uno tiene mayor riesgo de caer en el abuso y la dependencia del alcohol si tiene un padre con alcoholismo.

Usted también puede ser más propenso a abusar del alcohol o volverse dependientes si:

  • Es un adulto joven bajo la presión de compañeros.
  • Tiene depresión, trastorno bipolar, trastornos de ansiedad o esquizofrenia.
  • Tiene acceso fácil al alcohol.
  • Tiene baja autoestima.
  • Tiene problemas con las relaciones interpersonales.
  • Lleva un estilo de vida estresante.
  • Vive en una cultura donde el consumo de alcohol es más común y aceptado.

 

Síntomas del alcoholismo

Las personas que sufren de alcoholismo o de abuso de alcohol con frecuencia:

  • Siguen bebiendo, aun ven afectada la salud, el trabajo o la familia.
  • Beben solas.
  • Se vuelven violentas cuando beben.
  • Se vuelven hostiles cuando se les pregunta por la bebida.
  • No son capaces de controlar la bebida: son incapaces de suspender o reducir el consumo de alcohol.
  • Inventan excusas para beber.
  • Faltan al trabajo o al colegio o tienen una disminución en su desempeño debido a la bebida.
  • Dejan de tomar parte en actividades debido al alcohol.
  • Necesitan consumir alcohol la mayoría de los días para lograr pasar el día.
  • Se descuidan para comer o no comen bien.
  • No les importa o ignoran cómo están vestidos o si están limpios.
  • Tratan de ocultar el consumo de alcohol.
  • Tiemblan en las mañanas o después de períodos sin beber un trago.

Los signos de la dependencia del alcohol abarcan:

  • Lapsus de memoria (lagunas) después de beber compulsivamente.
  • Una necesidad creciente de más y más alcohol para sentirse embriagado.
  • Síntomas de abstinencia alcohólica cuando no se ha tomado un trago por un tiempo.
  • Enfermedades relacionadas con el alcohol, como hepatopatía alcohólica.

 

Tratamiento del alcoholismo

Dejar por completo el consumo del alcohol es la meta ideal del tratamiento. Esto se denomina abstinencia. Una red social fuerte y el apoyo de la familia son importantes para lograr esto.

Suspender por completo y evitar el alcohol es difícil para muchas personas alcohólicas. Habrá veces en que será difícil. Su aspiración debe ser evitar beber el mayor tiempo posible.

Algunas personas que consumen alcohol en exceso pueden ser capaces simplemente de reducir la cantidad que beben. Esto se denomina beber con moderación. Si este método no funciona, usted debe tratar de dejar de beber por completo.

 

Decidirse a dejar la bebida

Muchas personas con problemas de alcohol no reconocen cuando la bebida se les sale de las manos.

El método ideal para el tratamiento es ayudar a las personas a darse cuenta de cuánto daño le está haciendo el consumo de alcohol a su vida y a las vidas de quienes los rodean.

Los estudios encuentran que más personas con problemas de alcoholismo optan por el tratamiento cuando los miembros de su familia o los empleadores son honestos con ellos acerca de sus preocupaciones y tratan de ayudarlos para hacerles ver que la bebida les está impidiendo alcanzar sus metas.

La abstinencia del alcohol se realiza mejor en un escenario controlado y supervisado en el cual los medicamentos alivian los síntomas. Las complicaciones de la abstinencia pueden ser mortales. Ver:abstinencia alcohólica para mayor información.

El médico debe ordenar exámenes de sangre y orina para verificar problemas de salud que son comunes en personas que abusan del alcohol.

 

Recuperación a largo plazo

Los programas de recuperación o apoyo pueden ayudarle a dejar de beber por completo. Estos programas generalmente ofrecen:

  • Asesoría y terapia para abordar el alcoholismo y sus efectos y cómo controlar sus pensamientos y comportamientos.
  • Apoyo en salud mental.
  • Atención médica.

La depresión u otros trastornos de ansiedad o del estado de ánimo se pueden manifestar una vez que usted ya no esté tomando alcohol y se deben tratar oportunamente.

Es importante que el paciente tenga una situación de vida que le sirva de apoyo para su necesidad de evitar el alcohol. Algunos programas ofrecen opciones de alojamiento para personas con problemas de alcoholismo o abuso de alcohol.

 

Posibles complicaciones del alcoholismo

El alcoholismo y el abuso del alcohol pueden incrementar el riesgo de muchos problemas de salud, como:

  • Sangrado en el tubo digestivo
  • Daño a las neuronas
  • Trastorno cerebral llamado síndrome de Wernicke-Korsakoff
  • Cáncer del esófago, el hígado, el colon y otras áreas
  • Cambios en el ciclo menstrual (período)
  • Delirium tremens (DT)
  • Demencia y pérdida de la memoria
  • Depresión y suicidio
  • Disfunción eréctil
  • Daño cardíaco
  • Hipertensión arterial
  • Inflamación del páncreas (pancreatitis)
  • Enfermedad hepática, incluyendo cirrosis
  • Daño neurológico
  • Desnutrición
  • Problemas para dormir (insomnio)

El consumo de alcohol también incrementa el riesgo de infecciones de transmisión sexual (ITS) y violencia.

Beber alcohol durante el embarazo puede ocasionar anomalías congénitas graves. Como el síndrome de alcoholismo fetal.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies